top of page

Sonambulismo: mientras tu Cerebro Duerme, tu Cuerpo se Mueve

Actualizado: 5 mar 2022

Lina Marcela Tavera Saldaña

Médico General y Neuropediatra - Universidad Nacional de Colombia

Especialista en Medicina del Sueño - Universidad Autónoma de Mexico

https://neuroconexion.co/


El sonambulismo es otro trastorno de sueño que se encuentra dentro del grupo de las parasomnias. Recordaremos conceptos básicos antes de iniciar.

Las parasomnias implican eventos no deseados que acompañan al sueño, se pueden presentar durante cualquiera de las fases de sueño, ya sea la de Movimientos Oculares Rápidos (sueño REM por sus siglas en inglés) o la que No tiene Movimientos Oculares Rápidos (sueño NREM).


El sonambulismo, que es la parasomnia que nos ocupa hoy, se presenta durante el sueño NREM, específicamente en la etapa de sueño profundo, que llamamos N3.

Y alrededor de él se han tejido varios mitos, en especial sobre cómo debemos actuar frente a ellos; en este blog quiero contarte en qué consisten estas parasomnias, cómo prevenirlas y qué hacer cuando algún familiar o conocido las presente. Son frecuentes, se calcula que un 30% de los niños menores de cinco años han experimentado alguna vez algún episodio de sonambulismo.


Hasta el 60% de las personas con Sonambulismo tienen el antecedente de familiares que también los presentan y muchas veces el conocimiento que tenemos de estos eventos proviene de películas o series infantiles. Y quién no recuerda los eventos de sonambulismo del Chavo del Ocho?





Principales Características

  • Los eventos ocurren en el primer tercio de la noche, justo porque a esta hora el sueño es más profundo (N3).

  • Suelen ser episodios cortos, pero pueden llegar a durar hasta 15 minutos.

  • Son más frecuente en niños en especial entre los 5-12 años.

  • Las conductas que se presentan son muy variables, como: caminar, hablar o hacer alguna tarea de la vida diaria (vestirse, abrir o cerrar puertas o ventanas, bañarse). Pueden ser repeticiones de alguna acción realizada durante el día o que quedó pendiente, pero que en el momento no tendría ninguna finalidad.

  • Generalmente los niños no recuerdan al día siguiente lo sucedido, los adultos pueden tener algún recuerdo.

Desencadenantes

Algunos factores que alteran la cantidad y calidad del sueño N3 pueden desencadenar los eventos o hacer que se vuelvan más frecuentes, dentro de ellos están: la privación del sueño, el estrés, la depresión, la ansiedad, la fatiga y la fiebre. También se puede llegar a relacionar con otros trastornos del sueño como el ronquido, el Síndrome de Apnea Hipopnea Obstructiva de Sueño (SAHOS) y patologías crónicas el asma, la arritmia y el alcoholismo.


Consecuencias

  • Sueño no reparador.

  • Despertares que fraccionan el sueño.

  • Somnolencia diurna.

  • Privación de sueño que lleva a consecuencias cognitivas y biológicas.

Tratamiento

Parte fundamental del manejo de estos eventos es garantizar la seguridad, tomando precauciones básicas:

  • No dejar obstáculos para evitar tropiezos.

  • Si hay escaleras, es necesario que tengan puerta de seguridad.

  • Hay que cerrar la puerta de la calle y las ventanas, sin dejar las llaves cerca.

  • No usar camarotes o literas.

  • Guardar las llaves del carro.



No hay un tratamiento específico para el sonambulismo. Las medidas de higiene de sueño deben iniciarse en todos los pacientes con parasomnias para disminuir su frecuencia y pueden llegar a eliminar los eventos.

  • Establecer una rutina relajante.

  • Mantener horarios regulares para acostarse y levantarse que garanticen un numero de horas adecuadas.

  • El ambiente de la habitación debe ser tranquilo y sin objetos que puedan generar accidentes.

  • Evitar bebidas estimulantes.

  • Limitar el consumo de bebidas en la noche, tener llena la vejiga puede interrumpir sueño.

  • También es necesario evitar los desencadenantes de los eventos para minimizarlos y consultar para estar seguros que se trata de sonambulismo.

En cuanto a la creencia de no despertar a un paciente con sonambulismo, se considera que la mejor forma de actuar con los sonámbulos es reconducirlos a su cama hablándoles suavemente, sin despertarlos, pues el paciente lo haría en un estado de confusión, que podría asustarlo y ponerlo nervioso y con dificultad para volver a dormir. Normalmente al día siguiente no recordará nada de lo ocurrido porque el cerebro estaba dormido.


Si tienes dudas sobre las parasomnias en especial del sonambulismo, no dudes en contactarnos.


Lina Marcela Tavera Saldaña

MD Neuropediatra, Especialista en Medicina del Sueño.

Facebook e Instagram @Medisomnium @Neuroconexion

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page