top of page

Neuronas borrachas

Actualizado: 18 feb 2022

Martha Peña Preciado

Médica general y Neuróloga - U. Nacional de Colombia

Contacto: mpena@ioir.org.co tel 57601- 3534016


Hemos tenido el placer de embebernos en palabras, vinos, cerveza y amigos escuchando pensamientos propios, ajenos y comunes que terminan construyendo más allá de la sola tertulia.


“Quise ahogar las penas en alcohol, pero las condenadas aprendieron a nadar” Frida Khalo.


El alcohol tiene un efecto dual respecto a los procesos neurodegenerativos. Dependiendo del marco cultural que condicione características como la cantidad de alcohol, el patrón de consumo, la frecuencia, el tipo de alcohol, el estado nutricional del paciente y la base genética de cada individuo (genotipo), se traspasarán los probables limites personales para la neurodegeneración o la neuroprotección.



Hay quien que como bebe, fuma; quien que como bebe, come; o quien que para seguir bebiendo, consume cocaína. El que bebe solo de tristeza, el que bebe feliz con amigos de eternidades. Así que otros factores ambientales siempre harán imposible hacer la completa disección analítica del alcohol como factor unívoco.


¿Qué tanto?

  • Stephen King: “¿Que si bebo alcohol? ¿Qué parte de 'soy escritor' no ha entendido?"


Para la OMS (Organización Mundial de la Salud) el Consumo abusivo (heavy drinking) es un patrón de consumo que excede un estándar de consumo moderado o —de manera más ambigua— consumo social. Se define normalmente como el consumo que supera un volumen diario determinado (p. ej., tres bebidas al día) o una cantidad concreta por ocasión (p. ej., cinco bebidas en una ocasión, al menos una vez a la semana).

Así que Stephen King, que para escribir bebe más de tres bebidas al día cumple criterios de consumo abusivo.


Cantidades no abusivas de alcohol se han relacionado en estudios experimentales y poblacionales con menor presentación de enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer y Parkinson.


¿Cuál es el daño?


  • Winston Churchill: “Puede que esté borracho, señorita, pero mañana por la mañana yo estaré sobrio y usted seguirá siendo fea”.


El etanol estimula los receptores del acido gama aminobutírico (GABA), "inhibiendo la inhibición que todos hemos adquirido socialmente", es por eso que la desfachatez de Churchill es más evidente. Suprime los receptores excitatorios del glutamato, alterando los procesos de integración cortical y por tanto la interpretación y el análisis del entorno, es por eso que la señorita es transitoriamente bonita.

En la intoxicación aguda se pasa de la euforia a la depresión respiratoria y al coma.



Divagemos en algunas certezas:

- Más de 14 unidades por semana probablemente sea un factor más para llegar a la demencia.

- Las mujeres que toman menos de un trago por día probablemente tengan un menor riesgo de progresar hacia un deterioro cognoscitivo.

- La cerveza podría ser un factor protector para el Parkinson.

- En modelos animales el vino podría ser un factor protector para ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica).

- Se pueden relacionar bajas cantidades de alcohol con aumento de la sensibilidad a la insulina (efecto metabólico favorable), disminución de la actividad trombótica, prevención de la agregación plaquetaria y disminución de marcadores inflamatorios.

- Aquí es cuando uno se antoja de una copa de vino rojo (tiene resveratrol, favorable) o de una cerveza fría.


  • George Bernard Shaw: “El alcohol es la anestesia gracias a la cual aguantamos la operación de vivir”.


Shaw murió a sus 94 años, sin demencia y con un Nobel de Literatura, por lo visto hecho entre trago y trago. Sus tragos no parecen haber sido los suficientes como para lesionar las neuronas del hipocampo del lóbulo temporal. En el consumo severo de alcohol hay daño neuronal por aumento en la excitotoxicidad inducida por el glutamato, aumento del estrés oxidativo y malnutrición (déficit de la vitamina B1 o tiamina y consecuente Síndrome de Wernicke).

La molécula beta amioloide tiene un efecto tóxico sobre las neuronas del hipocampo en la Enfermedad de Alzheimer. Es mayor su concentración y acumulación con el consumo de alcohol en cantidades de abuso. Otras proteínas involucradas en la neurodegeneración como la Alfa-sinucleina también aumentan con el consumo abusivo de alcohol.

Una demencia en donde además de olvidar inventa, fabula los espacios/tiempos que quedaron en un vacío entre el bar y la casa, se le conoce como demencia de Korsakov. Sergei fue un neurólogo ruso observador de sus compatriotas que llevando a la fermentación granos, papas o remolacha hacen lo que en su sangre llaman vodka.


  • Jack Sparrow: "Esto no puede ser un sueño, porque si lo fuera, habría ron".


¿Cuánto ron necesitamos para soñar, cuánto para neurodegenerar?

¿Acabar en coma o dementes?


Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se puede definir el consumo problemático (drinking problem) como el Patrón de Consumo que provoca problemas, ya sean individuales o colectivos, de salud o sociales. Cuando empezó a usarse esta expresión, denotaba que se bebía en respuesta a un problema en la vida. Este término se viene utilizando desde mediados de la década de los 60 en un sentido más general para evitar hacer referencia al concepto del alcoholismo como enfermedad. En ciertos contextos, el consumo problemático de alcohol se usa como sinónimo del concepto de alcoholismo en sus fases iniciales o menos graves. Un bebedor problemático es una persona que ha sufrido problemas de salud o sociales a causa de la bebida.



A tu salud!!!


Bebamos: poco, juntos, comiendo. Ante todo: juntos.


Proost!!!




Int J Mol Sci. 2020 Apr; 21(7): 2316. Published online 2020 Mar 27. doi: 10.3390/ijms21072316

Role of Alcohol Drinking in Alzheimer’s Disease, Parkinson’s Disease, and Amyotrophic Lateral Sclerosis


https://www.who.int/substance_abuse/terminology/lexicon_alcohol_drugs_spanish.pdf

59 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page