top of page

Mitos sobre los medicamentos psiquiátricos (II)

Actualizado: 25 feb 2021

Maria Elvira Herrera Benavides

Médico General y Psiquiatra General - Universidad Pontificia Javeriana



En nuestro blog anterior hablamos sobre los diferentes mitos que se asocian al uso de la medicación psiquiátrica. Pero debido a que es un tema que tiene tantos tabúes alrededor y así mismo que tiene tanto impacto en la calidad de vida es importante darle un espacio adicional.


Ya habíamos mencionado los mitos acerca de la dependencia, la adicción y sobre el temor que tienen las personas cuando al tomarlos creen que los van a catalogar de “locos”





¿Hay una edad específica para tomar medicamentos psiquiátricos?


Los medicamentos psiquiátricos pueden empezar a ser usados a diferentes edades. No hay una edad específica, esto varía dependiendo de la condición médica del niño y sus implicaciones.

- Hay niños muy pequeños que antes de los cinco años usan medicamentos como el ácido valproico para el control de la epilepsia y evitar así el deterioro dado por las convulsiones. -Hay niños que desde los cinco o seis años años inician el uso de metilfenidato para el control del déficit de atención e hiperactividad: es necesario hacerlo porque su condición puede ser tan complicada que no los deja aprender, su impulsividad los pone en riesgo y no podemos esperar a que el niño se atrase educativamente o se haga daño para iniciar el tratamiento.

-En ocasiones un niño más grande pero menor de diez años puede tener un Síndrome de Gilles de La Tourette y requerir tratamiento para el control de sus tics; y hay niños que pueden tener este síndrome sumado al déficit de atención e hiperactividad y requerir tratamiento con medicamentos aún más especializados.

- No podemos esperar a que el niño tenga todas las consecuencias graves de una condición médica no tratada, solamente por evitar que tome medicamentos, que si están bien ajustados y supervisados no tendrán efectos sobre su desarrollo posterior.





¿La medicación psiquiátrica es muy fuerte?

Primero valdría la pena preguntarnos ¿en qué sentido?

Inicialmente los medicamentos psiquiátricos pueden producir sedación y algunos efectos desagradables como boca seca, visión borrosa y otros, no podemos negarlo. Pero también los antihipertensivos pueden producir mareo cuando se inician o algunos producen tos, y algunos analgésicos pueden producir gastritis. Es decir, todos los medicamentos tienen unos efectos que pueden ser desagradables en un principio.

Los medicamentos psiquiátricos tienen una ventaja y es que cuando usted toma la medicación de manera regular su cerebro se sensibiliza y estos efectos adversos van disminuyendo y posteriormente puede llevar una vida normal con la toma de la medicación. El error que cometemos está en que cuando apenas percibimos los síntomas adversos suspendemos la medicación. En ese momento todo el trabajo que se ha llevado a cabo se pierde y al reanudar la medicación es necesario volver a recorrer el mismo camino para resensibilizar los receptores de las neuronas que van a ser tratadas.





¿Solo con la medicación voy a estar bien y no necesito psicoterapia?

Las condiciones de salud mental tienen una construcción multifactorial, es decir, no se puede decir que solo la falla de una sustancia en una parte del cerebro es la que origina esta condición.

A través de estudios en gemelos que han sido criados en hogares distintos se ha podido observar que hay casos en los que uno de ellos desarrolla una enfermedad mientras que el otro no, a pesar de que uno de los padres o ambos tienen enfermedad mental. Esto ha llevado a concluir que la enfermedad mental aunque tenga una base genética también se ve afectada por un cúmulo de experiencias que moldean al individuo y pueden ser detonantes o no de la condición.

Esto cómo se relaciona con la psicoterapia? La psicoterapia es la herramienta terapéutica que ayuda a que se den movimientos psíquicos que permitan elaborar esas experiencias y que en asocio con la medicación la persona pueda tener una mejor calidad de vida.

El cerebro humano es como una planta. En este ejemplo, a esa planta se le da el medicamento que modifica estructuralmente las neuronas para que sean un terreno fértil para que la psicoterapia surta sus efectos. Así entonces, en nuestro símil la psicoterapia tendría la función que cumplen el agua y la luz del sol para catalizar el crecimiento de ese cerebro a través de las ramificaciones de las sinapsis cerebrales y la reconstrucción de los circuitos afectados. Se ha comprobado que los tratamientos en los que el paciente recibe psicoterapia en conjunto con tratamiento farmacológico surten un mayor efecto a largo plazo y en percepción y calidad de vida que los que utilizan solo la medicación.








Estos fueron los mitos más frecuentes que encontramos, si conoces alguno más y quieres discutirlo puedes preguntarnos y nutrir aún más nuestro blog.






45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page