top of page

Infarto y Parálisis cerebral

Actualizado: 25 feb 2021

Carolina Vargas

Médico General - Universidad de la Sabana

Neuropediatra - Universidad Nacional de Colombia


El término parálisis cerebral genera gran controversia y miedo en las personas en general, porque se ha asociado con niños severamente enfermos y con un grado severo de discapacidad; ¿pero es así o estamos temiendo lo que no sabemos definir? La parálisis cerebral se refiere a cualquier discapacidad motora secundaria a un daño estático (es decir que ocurre una sola vez) que le ocurre al cerebro durante los dos primeros años de la vida; es decir, es una noxa que se presenta una sola vez sin el riesgo de que pueda volver a ocurrir.


Para explicar esto mejor quiero proponer un ejemplo: una persona con parálisis cerebral puede efectivamente sufrir de un grado muy severo de discapacidad y requerir apoyo permanente de parte de otra persona para su cuidado; pero también puedo ser yo con una ligera dificultad para usar una de mis manos o de mis pies, una situación que en medicina denominamos como monoparesia.


¿Es decir que si yo tengo una monoparesia tengo una parálisis cerebral? Así es, si esto es secuela de un daño muy temprano en mi cerebro que ocurrió por un evento único y momentáneo en mi vida. ¿Qué puede causar una parálisis cerebral? El infarto cerebral es una causa muy importante de parálisis cerebral, pero lamentablemente muchas veces no es diagnosticado, porque la causa en que siempre se piensa es en la asfixia perinatal. Existen así mismo muchas otras causas, por ejemplo, la meningitis, un trauma craneoencefálico, bilirrubinas muy altas en el período de recién nacido, hipoglicemia o azúcar muy bajo en el recién nacido.


Como vemos que hay un gran abanico de causas de parálisis cerebral, el estudio de la causa de esta condición médica debe idealmente siempre incluir la realización de una imagen de gran calidad que permita evaluar la estructura del cerebro, es decir una resonancia magnética cerebral. Esto es muy importante puesto que hay que descartar enfermedades que causan discapacidad y daño cerebral pero que pueden progresar y empeorar en el tiempo.


La parálisis cerebral es una condición neurológica en la que definir claramente el pronóstico y la discapacidad final que el niño pueda tener es muy difícil, porque estamos en una edad de la vida en la que el cerebro tiene una gran capacidad de adaptación o “plasticidad”; es por esto que una intervención temprana por medio de un diagnóstico adecuado es fundamental para tener una mejor funcionalidad en el largo plazo. Una de las escalas que utilizamos para graduar el grado de dificultad para el movimiento se llama Gross motor, y es muy importante para poder hablar a los padres sobre el pronóstico de que su hijo con parálisis cerebral camine, así como para su seguimiento.


Un niño con parálisis cerebral puede presentar otras dificultades secundarias a la lesión en el cerebro como son: discapacidad visual, discapacidad auditiva, trastorno cognitivo o del aprendizaje, trastorno del comportamiento, epilepsia. Es por esto que esta condición médica debe abordarse en equipo con el apoyo de múltiples especialidades y disciplinas como neurología, fisiatría, oftalmología, psicología, terapia física, ocupacional o lenguaje, de acuerdo con las circunstancias propias de cada individuo.



Por: @carolinavneuroped

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page