top of page

Exploremos las causas de accidente cerebrovascular en los niños

Actualizado: 25 feb 2021

Carolina Vargas

Médico General - Universidad de la Sabana

Neuropediatra - Universidad Nacional de Colombia


Cuando escuchamos a alguien decir “tuvo un derrame” o “tuvo un infarto cerebral”, suele pensarse en una persona adulta después de los 50 años, que tiene "tensión alta" o diabetes, o que “sufre del corazón”, o “está en sobrepeso”; pero ¿Son las mismas causas las que llevan a esta situación en los niños? ¿Se puede prevenir un infarto cerebral en un niño?


Primero, profundicemos un poco en los tipos de accidente cerebrovascular que existen: el denominado isquémico que ocurre al obstruirse la arteria y el hemorrágico que se presenta cuando el vaso se rompe y sangra. Clasificar el tipo de accidente cerebrovascular es un paso fundamental en el abordaje de esta situación porque cada uno se asocia a diferentes causas. Así mismo, es importante definir la edad en que ocurre el evento: perinatal (desde las 22 semanas de vida fetal hasta los 30 primeros días de vida) o pediátrico (después de los 30 días y hasta los 18 años); este es un dato de gran importancia al concretar los estudios que se van a hacer al paciente.



El accidente cerebrovascular hemorrágico en la infancia se asocia principalmente a una condición llamada malformación arteriovenosa, en la que las arterias y las venas se comunican directamente, sin que existan unos vasos denominados capilares entre ellos. Esto lleva a que el tejido cerebral asociado no se nutra adecuadamente y aumenta el riesgo de ruptura del vaso con el subsecuente sangrado.


Dentro de las causas del accidente cerebrovascular isquémico, que ocurre por obstrucción del vaso sanguíneo, encontramos un gran repertorio: enfermedades congénitas del corazón, infecciones, arteriopatías (que son condiciones que afectan directamente al vaso sanguíneo, como la enfermedad de Moyamoya, vasculitis, disección vascular, entre otros, que poco a poco iremos conociendo en posteriores entregas), enfermedades en las que se coagula más fácilmente la sangre o trombofilias, enfermedades de la sangre como la anemia de células falciformes, el trauma, enfermedades genéticas como el síndrome de Ehlers-Danlos, enfermedades autoinmunes, entre otros.


El conocimiento sobre las causas y los factores de riesgo de accidente cerebrovascular se incrementa cada día, hecho que es de gran importancia porque nos permite a los médicos en algunos casos prevenir el evento o evitar su recurrencia. Aun así, lamentablemente en una tercera parte de los niños la causa no logra definirse, a pesar de que se realizan los estudios de imágenes y laboratorio pertinentes.



Por: @carolinavneuroped


 
35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page