top of page

¿Cómo enseñar a hablar a su bebé?

Actualizado: 18 feb 2022


Clara Inés Merchán

Fonoaudióloga U.N.

Contacto: claramerchan@yahoo.com







Si van a ser padres....Felicitaciones! La maternidad o paternidad es algo sin igual. Es el gozo del amor incondicional, lleno de la maravilla de descubrir y aventurarse a lo desconocido. Como nuevos padres estarán muy intrigados y fascinados con esa pequeña criatura que ahora será parte de la familia.


Les puedo garantizar que cuando ese bebé explore sus caras con sus manitas, agarre su dedo o sonríe ustedes quedarán completamente enganchados. De ahí, cualquier desarrollo, desde el primer paso, su primera palabra, su primer dibujo, todo se volverá motivo de alegría y celebración familiar. Ver cómo su niño aprende a hablar, cómo comienza con unas vocalizaciones, un balbuceo, gorgoteos y termina con oraciones creativas e increíble imaginación, todo es una aventura y un desafío.


De alguna manera nuestros bebés se vuelven pequeños lingüistas justo en frente nuestro y aprenden a examinar los datos del medio que los rodea. De forma intuitiva realizan hipótesis de la gramática y experimentan.


Muchos de estos primeros ensayos son maravillosos y son motivo de entretenimiento en casa: palabras como /ponió/ por puso; /trajió/ por trajo; /hició/ por hizo; ejemplos como "Abuelita, pone león lo favó" (Abuelita, me pones la película del Rey león, por favor", son muestras hermosas de que está aprendiendo las reglas sociales, mentales y lingüísticas de su entorno.


No se pueden considerar como errores, más bien son pasos necesarios para usar el lenguaje literal y figurativamente como un paso a la maduración de su comunicación.


Parte de nuestro trabajo profesional consiste en analizar minuciosamente este proceso de adquisición del lenguaje y el dominio de la comunicación. Pero ustedes como padres van más allá de la academia. Hay muchos otros factores en la vida de su hijo, ahora y en el futuro.


La forma en que el niño aprende a hablar y la manera en que usted se comunica con él durante estos primeros años tiene un impacto tremendo en su vida, en su bienestar psicológico, en sus habilidades mentales y comunicativas y en el éxito académico y social.


Existen algunos estudios de investigación que demuestran que con un buen apoyo emocional se pueden lograr niños felices y equilibrados.

El sonido de su voz es uno de los primeros sonidos a los cuales responde el bebé. La forma como ustedes se comunican e interactúan entre sí, aún en los primeros meses, y antes de que él emita sonidos y palabras le mandan mensajes de cómo se sienten con él. Esos mensajes son interiorizados y le ayudan a entender su mundo.


Un error que cometemos a menudo es hablarle al bebé y no, con el bebé. Muchos de nosotros no somos oyentes intuitivos. Somos hablantes y a veces los intimidamos.


Hace muchos años leí un libro escrito por el Doctor Robert Owens (Método de comunicación compartida) que marcó de manera significativa mi relación con los niños pequeños. Es un método natural para trabajar con bebés y niños respetando los silencios, observando realmente al niño sin importar si responde inmediatamente, cambiamos la interacción y aprendemos a oir al bebé. Esto mejora enormemente la comunicación y el bebé se desarrolla desde una perspectiva psicológica más saludable.


La idea es maximizar la comunicación entre padres e hijos lo más temprano posible. En la medida en que se practican estos principios y técnicas ustedes les mandarán señales positivas que les ayudan a perfilar el ego saludable que quieren para él y crear una relación de confianza y calidez familiar. Este manejo contribuye a mejorar su habilidad mental y las habilidades comunicativas puesto que cuando usted ayuda a hablar a su bebé también desarrolla su mente. Jean Piaget, el más famoso psicólogo experto en desarrollo infantil, dice que en los dos primeros años de vida del niño sus habilidades del lenguaje corren paralelas con sus habilidades mentales y sociales. A medida que habla mejor incrementa su habilidad mental.


Los niños que usan una palabra se concentran en una cosa a la vez. Los que usan dos palabras, lo que llamamos palabra-frase, pueden mantener en su mente dos pensamientos simultáneos. El lenguaje y la cognición están muy relacionados y con ellos se mide la mayoría de las pruebas de inteligencia. En los bebés desde muy temprano lo podemos medir a través del juego.


A los ocho meses el niño puede resolver problemas, a la vez que usa una floreciente comunicación principalmente a través de sonidos y gestos. Por ejemplo, tira del mantel para alcanzar algo de la mesa. Este hecho se considera una habilidad cognitiva (con el desorden consecuente). De igual manera, usa sonidos y gestos para que su mamá lo ayude a alcanzar algo. Eso es ya se considera una habilidad comunicativa.


Y así continúa hasta llegar a la escolaridad. Estas habilidades de lenguaje son el mejor indicador del éxito académico en los años posteriores puesto que el lenguaje es el principal medio de instrucción y de obtener información.


Ustedes como padres son de vital importancia para el desarrollo mental y lingüístico de su hijo. Parece una gran responsabilidad... Y lo es! Pero no es difícil. El aprender a comunicarse efectivamente con su bebé y ayudarlo a estimular su lenguaje y desarrollo mental es fácil, divertido y muy gratificante.


La mente del bebé es dinámica y es un sistema que se expande aún antes de su nacimiento pues hay sistemas sensoriales recibiendo información. Para que todo ello comience a funcionar en la forma que deseamos es necesario que ustedes tengan en cuenta algunos principios que serán de ayuda para su desarrollo.


Estos principios los veremos en la próxima entrega.


46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page